Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información estadística del uso de nuestra página web y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Acepto

Maria Dueñas

Mauro Larrea

«No mantenía intacto el vigor de aquellas épocas de bronco laboreo y en sus sienes se habían multiplicado las hebras plateadas pero, como si su organismo quisiera rendir un tributo a los titánicos esfuerzos de entonces, el paso del tiempo no le había castigado en demasía. A sus cuarenta y siete años, a parte de un buen puñado de huellas de heridas, de la notoria cicatriz de la mano izquierda y el par de dedos machacados, conservaba fibrosos los brazos y piernas, el abdomen contenido y la misma recia espalda que nunca pasaba desapercibida ante sastres, adversarios y mujeres.»

Criado por su abuelo, un mísero herrero en Otano, Navarra. Casado muy joven con Elvira, padres de dos hijos, Mariana y Nicolás. Viudo desde el parto del segundo, tras el cual decide emigrar a América. Allí empieza a trabajar como un simple minero, hasta que un accidente casi le cuesta la vida. Arranca entonces a luchar en pos de un futuro mejor.

Tenaz, pragmático, luchador.

Soledad Montalvo

«A punto estaba de preguntarle y usted cómo demonios lo sabe cuando una ráfaga de repentina lucidez le paró. Claro que lo sabía, imbécil, cómo no iba a saberlo. Sol Claydon sabía que la pareja de sirvientes llegaría a su nueva residencia porque ella misma se había encargado de que así fuera: ella fue quien decidió que adecentaran el decrépito caserón de su familia para que él pudiera vivir con mediana comodidad, quien ordenó que alguien le preparara comidas calientes y le lavara la ropa, quien se aseguró de que la vieja criada armonizara con Santos Huesos. Soledad Montalvo lo sabía todo porque, por primera vez en su vida, a aquel minero vivido, bragado, fogueado en mil batallas, se le había cruzado en el camino una mujer que, al socaire de sus propios intereses y sus propias urgencias, iba siempre tres pasos por delante de él.»

Hermosa jerezana, refinada, mundana. Nieta de un poderoso bodeguero, hija de un padre bala perdida. Casada muy joven por decisión del patriarca con un maduro marchante de vinos inglés, residente habitual en Londres, gran conocedora del negocio.

Hábil negociadora, llena de recursos, por delante siempre.